servicios

La principal  y más grave consecuencia de la mayor parte de las enfermedades cardiacas en veterinaria es el edema de pulmón (esto es, el acúmulo de líquido dentro del pulmón). Una detección temprana de la formación de edema de pulmón nos permite modificar el tratamiento antes de que se llegue a una situación de urgencia.

A medida que el líquido invade los pulmones el animal, para introducir en su cuerpo la misma cantidad de oxigeno, tiene que respirar más veces, aumenta, por lo tanto, su frecuencia respiratoria. Si nuestra mascota tiene una enfermedad cardíaca y, al menos una vez al día, empleamos un par de minutos en controlar la frecuencia respiratoria podremos detectar aumentos progresivos que nos dicen que algo no va bien. Si usted comprueba que este aumento se mantiene por varios días consulte a su veterinario.

Es importante controlar la frecuencia respiratoria de una manera adecuada. El mejor modo de hacerlo es cuando el animal duerme o está muy relajado. Es ese momento nos fijamos en los movimientos respiratorios del tórax, contamos los movimientos que realiza a lo largo de un minuto y ya tenemos la frecuencia respiratoria.
Es muy importante que el animal este relajado, no empezaremos a contar si el animal jadea o se encuentra nervioso.

Los valores de normalidad son menos de 30 respiraciones por minuto aunque más importante que el número es la tendencia ya que la normalidad puede estar afectada por otras condiciones como la temperatura ambiente y la obesidad. Por ello es fundamental valorar la frecuencia respiratoria cuando el animal no presenta edema pulmonar (tras habernos asegurado mediante una radiografía de tórax) para saber cuales son sus valores de normalidad.

Es importante recordar que un aumento de la frecuencia respiratoria no es un signo exclusivo de problemas cardiacos, otros problemas pulmonares también pueden aumentar la frecuencia respiratoria. En caso de duda consulte con su veterinario.

En nuestra sección de Artículos y Novedades puede descargarse una hoja de control de la frecuencia respiratoria que simplifique el control de su mascota.